sábado, 12 de abril de 2014

CdC Ruinas 1: Ciudad de la Cultura desde el vertedero del Sar

La Ciudad de la Cultura y las enramadas del Sar unidas por la suciedad del vertedero de Aldea Fea. 400 millones tirados a la basura y ni unas monedas para sanear los ríos inmortalizados por Rosalía en su poema Adiós.

Que los vertidos de aguas residuales vallan a parar a cualquiera de los dos ríos cantados por Rosalía, es la señal de que el alma de esta ciudad está dormida, como la princesa del cuento.


Esto es lo que sale cuando buscamos noticias de la Ciudad de la Cultura
La de la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela es la historia de un doble desfase, arquitectónico y presupuestario. Las previsiones de la Xunta de Galicia, establecidas en 1999, con Fraga en el poder, consignaron un complejo cultural de 60.000 metros cuadrados, un coste de 108,2 millones de euros y 12 trimestres de obras. Once años más tarde, la Ciudad de la Cultura, diseñada por el arquitecto estadounidense Peter Eisenman, ocupa 148.000 metros cuadrados en las faldas del monte Gaiás, ha consumido casi 400 millones de euros de los presupuestos autonómicos y ha generado interminables polémicas entre los partidos políticos.
Las obras de la Ciudad de la Cultura un pozo sin fondo aun estando paralizadas

La Xunta da por terminada la Ciudad de la Cultura
Se trata de una paralización definitiva



Pero desde los arbustos en flor de la Batalla de Clavijo, a los pies de Belvís, hay una línea recta hasta la cúpula solitaria sobre el monte Gaiás, uno de los dos edificios concluídos de un proyecto de cinco, ya abandonado.
Dejar el proyecto así es certificar que ya es una ruina, como lo sería una pirámide a medio construir. Los egipcios  no cometieron ese error. Acabaron lo que empezaron y así quedó claro el mensaje que querían dejar a la posteridad. El que deja nuestra civilización es patético. Y además inevitable, porque casi cuesta mas tirar lo que hay que acabar lo que queda y no puede hacerse ninguna de las dos cosas.



¿Será ese nuestro triste destino, quedar para las futuras generaciones como la civilización mas estúpida que ha existido?.

Yo veo la línea que va desde la primavera floreciendo en Belvís a la cúpula huérfana del mausoleo de ese delirio, y se me ocurren muchas cosas.
Lo que jamás se me ocurriría es tender un telesilla de 24 millones de euros. Eso es cosa de arrogantes que tiene el símbolo del dólar en lugar de ojos,  gentes miserables que son capaces de llevar un país a la ruina y echarle la culpa a los demás. Menos mal que la Comunidad Europea amenazó con quitar el título de Ciudad Patrimonio y la idea se perdió por los cajones. Y así, lo único que conseguimos fue hacer el ridículo una vez mas y tirar dos millones mas a la basura, que es lo que resulta de aplicar el porcentaje del coste total que se lleva cualquier  proyecto.

Yo veo una imagen que convertiría esta ciudad, que tiene dos pequeños ríos, en la Ciudad de los Dos Ríos, el centro mundial donde se elaboraría la configuración estructural del Nuevo Espíritu. Recuerdo el versículo 19 de la Völuspa:

Se de un fresno que se alza en la verde fuente de Urd, Ygdrasil se llama, árbol alto bañado de blanca humedad. De el baja el rocío que cae en los valles.

Yo creo que las tres diosas del Destino no lo tienen todo escrito, porque si así fuera, ¿para qué se molestarían  en regar el Árbol de la Vida con las sagradas aguas de la fuente de Urd?



No hay comentarios:

Publicar un comentario