lunes, 21 de abril de 2014

CRÓNICAS DEL MAGO 1: La Guerra de las Estatuas

Prólogo al Manifiesto Mágico de los Dos Ríos.

Caminamos ya hacia la Luna de Mayo, fecha señalada para la proclamación del Manifiesto Mágico que estamos elaborando desde hace años.
Como no podía se de otra forma, la cadena de sucesos insólitos que se inició hace un año continua creciendo, como si la Estructura del Azar hubiera entrado en un campo de singularidades, algo no tan extraño ahora que se han descubierto los resplandores de las Ondas Gravitacionales.
Aquí pasan cosas inauditas, como ya destacamos en las crónicas de la pasada temporada.
Que las estatuas contiguas te copien, registren lo copiado y encima te denuncien en el Juzgado de Instrucción por plagio, es insólito.
Que cuando te enteras de la movida, porque la policía viene a notificártelo en medio de la plaza ante miles de turistas sorprendidos, y recurres al Concello, te digan que ellos no saben nada ni nada pueden hacer, es insólito.
Que por una vez la Justicia funcione y ponga las cosas en su sitio (aunque aquí hay un efecto de magia no lineal), es insólito.
Que como premio a un comportamiento indigno de unas estatuas, el Concello te las ponga al lado, no solo es insólito, es una provocación en potencia, porque la cabra siempre tira al monte.
Ayudada por las alas que le han proporcionado, la provocación real comenzó el sábado 19 de Abril por la tarde, cuando estando toda la plaza libre, se pusieron justo delante del Mago, pretendiendo taparlo, con intención de provocar un espectáculo de lucha callejera de baja estofa.
En lugar de eso, hemos hecho un escrito de denuncia que hemos presentado en los departamentos correspondientes.


Será la influencia del Matamoros, con su Espada de Piedra amenazando la Plaza del Obradoiro, en contraste con las Espadas de Madera del Mago que se transforman en abanicos de la Felicidad o de la Buena Suerte.
Una energía oscura emana de esas imágenes de guerra, evocadoras de un conflicto milenario que se mantiene aun vivo en lo mas retrógrado del pensamiento cristiano, y se derrama invadiendo toda la ciudad,


 atraviesa las piedras de la Plaza aflorando en los descampados intransitables de la Ruela de San Clemente, a vista de la Catedral,


se agarra como la suciedad a las ruinas del Hospital Fantasma por donde pasa el tren turístico, infecta de vertidos sus ríos y llega hasta la Ciudad de la Cultura, devorada por los matorrales y el abandono, subiendo por la Avenida de la Desolación hasta las Cúpulas Doradas. 




Harto ya de estar harto, ya me cansé, 
de que se llene esta ciudad de infinitas posibilidades con el turismo basura peor de Europa
de que se desprecie a los excelentes maestros de sus gimnasios por un producto zafio que ni siquiera puede ofertarse como actividad deportiva
de que se tiren a la basura 400M€ para que se los coman los matorrales del campo y pasten a su alrededor los rebaños…
Haremos el proyecto 3001, la reconversión de la Ciudad de la Cultura para su integración en la Ciudad de los Dos Ríos, antes de proclamar el manifiesto, para demostrar que otra realidad es posible. 
En realidad es muy fácil:
limpiar el el río es muy fácil, derribar la Muralla Invisible es muy fácil, abrir los caminos cerrados por la desidia es muy fácil…

Y si eso se hace, todo empezará a cambiar, un nuevo espíritu nacerá, las estructuras metafóricas  se activarán, la voz ancestral de los dos ríos se escuchará surgiendo de lo Profundo…

De nuevo hoy, en lugar de Aerobic, continuaré con el trabajo de campo, intentando completar a campo través la circunvalación del complejo.

El proyecto 3001 es posible. Una transformación de este desastre es posible.
Usaré el título de ingeniero de Caminos, del que me acordé gracias a David Platero, para demostrarlo.
Lo que pase después ya no pertenece a esta batalla.

Puesto del Obradoiro, Santiago 21 Abril 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario