jueves, 12 de junio de 2014

Lesn Combat. MALÉFICA2: Recordando el Combate

En el último post dejamos a Maléfica montada en un caballo dispuesta a hacer el papel de Príncipe para salvar a la princesa de la maldición que ella misma lanzó contra ella, y acompañada por el Cuervo, atraviesa el bosque de espinos de hierro que el Rey había construido para impedir su entrada, en un castillo donde todo el mundo está despierto excepto la princesa que se acaba de pinchar con la rueca.


En esa misma noche se resuelve todo. El beso del Príncipe no funciona pero si las lágrimas de la bruja, que son las que despiertan a la princesa unas horas después del pinchazo, un despertar muy oportuno para que ella encuentre las alas robadas y así la bruja pueda vencer en su lucha contra el rey, padre de la princesa, y celebrarlo todo al día siguiente, en el reino de la hadas, en donde de repente aparece el príncipe, que andaba por allí, despistado como siempre, sin saber que demonios está haciendo en este cuento.

Pero es tal la fuerza del original que aún machacado, mutilado, violado... sigue teniendo una fuerza metafórica impresionante, a pesar de que estamos plenamente de acuerdo con la crítica vertida en blog de cine "lo que 'Maléfica' hace, y creo que el titular lo expresa de forma explícita (sodomizar un clásico), es violentar al filme original y, de paso, el cuento en el que se basa… El resultado, una trama absurda que se desarrolla de forma absurda y se resuelve, exacto, de forma absurda."



La idea básica del cuento es que la princesa cae dormida en un profundo sueño semejante a la muerte y todo a su alrededor se queda dormido, esperando que la despierte el Príncipe. Recordemos el guión del Combate, que ya tiene unos cuantos años:

el sueño se apoderó de todo el castillo: 
el rey, la reina y toda la corte se quedaron dormidos,
y también, los caballos y los perros, las palomas y las moscas,
incluso el fuego que chisporroteaba en la chimenea
se calló y se durmió, igual que el viento y los árboles.

Un sueño que dura cien años (una forma de expresar un largo período que en la realidad mítica son mil años), aquí se despacha en unas horas, anulando por completo toda la carga dramática y simbólica que tienen el bosque de espinos que crece alrededor del castillo, la leyenda de la princesa durmiente a la que nadie puede acceder… hasta que aparece el Hijo del Rey, una vez que el Tiempo se ha cumplido.




Alrededor del castillo comenzó a crecer un gigantesco bosque de espinos,
hasta que lo cubrió por completo.
Por el país corrió la leyenda de Bella Durmiente, 
y de tiempo en tiempo llegaban hijos de reyes
que querían entrar en el castillo, 
pero todos murieron atrapados por las espinas,
que se convertían en manos que los sujetaban.


Pasaron cien años y ya nadie se acuerda del castillo abandonado, 
oculto entre las ramas del bosque.
Y entonces… se produjo la señal
Apareció el Príncipe del Reino Futuro, 
y oyó a un anciano hablar del castillo de la Bella Durmiente,
y de como todo el que intentó acercarse, tuvo un triste final,
pero desoyendo todos los consejos, desenvainó su espada 
y avanzó dispuesto a abrirse paso.


Entonces ocurrió algo maravilloso: las espinas se convertían en flores,
que se abrían para dejarle pasar,
mientras la niebla de la Oscuridad se disipaba.
Cruzó el palacio, donde todo estaba en silencio,
y llegó hasta la torre en la que dormía la princesa…




Hoy es la luna de junio 2014 y está plenamente vigente, mas que nunca, el efecto metafórico del cuento.


Como todos los juegos de magia, también este tiene un secreto.

Lo que no tiene truco es el mensaje del cuento:
como el Palacio de la Bella Durmiente, nuestro mundo está dormido
y vive en una pesadilla de la que solo,
con una magia… auténtica,
podremos despertar.


Aquí, en la Ciudad de los Dos Ríos, esperamos la proclamación de nuestro tercer alcalde, mientras el país se prepara para la coronación del príncipe. Pero este no es el que va a despertar el Alma Dormida. Este solo es parte del montaje que nos impide mirar hacia la Frontera.

Jueves 12 Junio 2014

2 comentarios:

  1. Gracias Iván por tus comentarios.

    Genial es la idea metafórica de la Bella Durmiente, una leyenda popular con múltiples variantes, como Blancanieves, protegida por los Siete Enanitos o la Bella Durmiente, velada por siete hadas, incluso la versión Hollywood 2014 donde la mismísima Maléfica es la protectora mientras la niña crece, porque las hadas encargadas de hacerlo son unas inútiles, y la despierta, porque el príncipe no sirve.

    La leyenda expresa el sueño en el que ha entrado el Mundo al olvidar la magia y echarse en manos del racionalismo, triunfante en la época en que los Hermanos Grimm rescataban el cuento de la memoria popular.

    Y ese sueño de un futuro maravilloso libre del oscurantismo medieval, se ha convertido en la peor pesadilla de la que no se puede despertar porque se ha tomado como la única realidad posible, lo mismo que la peor esclavitud, de la que es imposible liberarse, es la del esclavo que se cree libre.

    ¿Habeís mirado hacia las Fronteras, la de Melilla, que nos convierte en prisioneros de la Muralla, la de Babilonia, por la que avanzan los Ejércitos Islámicos, la de nuestro mundo interior, que nos impide acceder a la Realidad Mágica?

    ResponderEliminar