jueves, 7 de agosto de 2014

Lesn Combate. MALÉFICA 5: Panorama desde el Ojo del Mago (1)

Llegó la avanzadilla de las hordas de Rouco Varela y tuve que irme del Obradoiro porque el Mago se vuelve invisible, un fenómeno que me resulta inexplicable pero que podría tener relación con lo poco que me gusta lo que veo:
Una juventud que muestra un cerebro lavado en el que se ha implantado una ideología destructiva, que apoyaría en masa, como en Israel, los crímenes de su gobierno.
Una juventud fanática de una religión espiritualmente muerta que solo es la seña de identidad de la élite que impone su dominio gracias a la credulidad ingenua de la plebe.


Esto ya ha pasado otras veces y sabemos a la catástrofe que conduce. Prostituir el lenguaje y pervertir los valores lleva siempre a la destrucción de los pueblos que se dejan engañar por esa falsa democracia en la que la gente va en masa para votar al Partido Único o a opciones que son exactamente la misma.
Además tienen el "comodín" de que si sale otra cosa, damos un golpe de estado y asunto arreglado, como ha pasado recientemente en Egipto, con un baño de sangre y la complicidad del Régimen Democrático Universal, el mismo que está apoyando ahora la masacre de Gaza, "un ultraje moral y un acto criminal" (no lo digo yo, que según la propaganda sionista sería tachado de terrorista. Lo dice esa organización tan tibia como es la ONU, lo que da una idea de las dimensiones gigantescas de esta infamia)


Todo empezó hace mucho, mucho tiempo, cuando un dios inseguro y envidioso decidió que los hombres no se entendieran, y en consecuencia, no pudieran realizar los grandiosos proyectos que serían posibles si estuvieran  unidos.


Debió pensar Dios (el que aparece en la Biblia), que mejor que hombres libres con un propósito convenía tener siervos sumisos y obedientes que no dudaran en sacrificar a su propio hijo si se les ordenaba. En definitiva la perfecta máquina de guerra que mata sin preguntar ni cuestionar la orden, por criminal que sea.


A estos les proporcionaré una numerosa descendencia y serán mi Pueblo Elegido para que conquisten la Tierra Prometida que yo les ordene.
¿Y los pueblos que ya están allí?.
Pues muy sencillo: o se someten o se les extermina. ¿qué problema hay si lo que hacemos es cumplir la voluntad de Dios?. Naturalmente, des dios que nos hemos inventado para hacer lo que nos de la gana.

Pero sii miramos en otra dirección, unos siglos antes de la formulación del dios judío, nos encontramos con un estilo completamente distinto.


Por alguna misteriosa razón que jamás sabremos, Akenatón quiso saltarse 5.000 años de guerras y sufrimientos instaurando en su país el Reino de la Luz, saltando del Toro Creador al Sol Radiante. Tal vez vio que el dios Carnero (El Señor de los Ejércitos, el Dios de Israel), era garantizar una guerra permanente y que su vástago el Cordero (El Hijo de Dios), sería el instrumento perfecto para la opresión de los pueblos, convertidos todos a una misma Fé (y exterminados los que no tragasen).


En esto llegaron las Hordas Roucosas al mando del mismísimo Rouco Varela flanqueadas de banderas y símbolos del neofranquismo renaciente, vociferando como salvajes, con coreografías zumberas, dando vueltas en círculos bajo la imagen del Ingeniero, que observa complacido la evolución de su experimento genético.
Seguiremos estudiando ese salto mortal de cinco mil años en el tiempo.

Taberna del Tío Raul, jueves 7 agosto 2014, 23:45

No hay comentarios:

Publicar un comentario