martes, 25 de noviembre de 2014

Rmf VIAJES AL FONDO DE LA MISERIA 1: Desencadenando recuerdos

Ya se apagan los últimos destellos del Congreso Mágico de Murcia 2014 y a la espera de que se produzca el pistoletazo de salida para la próxima edición, volvemos a la Realidad Metafórica. Ya publiqué una nota en Tertulianos el 12 de sep 14 anunciando un cambio en la estructura del blog, que pasaría a centrarse en temas de magia que ya nada tienen que ver con el mundillo del truquerío.


Un señor con barbas
Quizás este es el post mas complejo que me he planteado, porque se mezclan varias líneas temporales de un campo metafórico muy complejo, y además debo acabarlo antes de la clase de capoeira.

Todo empezó hace unos días cuando subía con la Bruja desde la Tertulia al Obradooiro. Al llegar vimos mucha policía. "Algún sinvergüenza del gobierno ha venido. Me largo de aquí". Esa era la opción inteligente, pero yo me quedé en el puesto de observación del Mago, frente al Monolito invertido de Manzoni, alrededor del cual había un grupo de turistas del inserso. ¿Fueron víctimas del síndrome de Stendhal y les entró un repentino interés por el arte conceptual?. No, no era eso.

El Tuno que se acercó a saludarme me informó desde su capa oscura "viene un señor con barbas". Y el grupo único de turistas que había eran los figurantes para estrechar la mano del Sr Presidente que venía en plan rey mago a firmar una derrama de 17 millones de euros con el presidente de la Xunta para arreglillos de la Catedral. El resto de las personas que había en la plaza eran los policías aparentes, los ocultos y yo contemplando la escena desde mi pedestal.

Hay una sutil ironía en el hecho de que el convenio se firmara en el centro de corrupción que es el Ayuntamiento, frente a la institución secular mas corrupta de la historia, justo debajo de la estatua ecuestre del Matamoros, una de las farsas mas rentables que se hayan ideado jamás.

Las noticias de la mañana (lunes 24 nov 14)
El Pequeño Nicolás
Desayunando en la Taberna del Tío Raúl, las noticias que se comentaban en las tertulias iban cayendo como copos de miseria. Resulta que hay un individuo muy joven, llamado el Pequeño Nicolás que parece tener pillados por los huevos a la mitad de las fuerzas vivas de este país que frecuentan las fiestas de alta alcurnia, donde el vicio es la estrella de la función.

Los Curas Pederastas
Luego el caso de los curas pederastas de Granada. Aquí lo de menos es este caso concreto, similar a cualquier otro. Aquí lo que asombra es que nadie se mete con la causa, de este caso y de cualquier otro, que es la ideología de la perversión que maneja la Iglesia Católica. Pero con la Iglesia hemos topado y además le regalamos diecisiete millones de euros. Toda demás discusión sobre si los obispos dicen, si el papa hace o no hace, es puro cotilleo de corrala, información fraudulenta para que el populacho se divierta.

La Viuda de España
¿Y qué decir del ingreso en prisión de la Pantoja, declarada en sus tiempos de dolor glorioso como la Viuda de España?. Resulta que va a pasar unos meses en una prisión de lujo, cerca de su casa, mientras su equipo  de asesores neurolingüisticos estarán estudiando como convertir en millones de euros la mutación del mito de la Viuda de España en La Encarcelada por Amor y sus escribanos preparando las letras que harán llorar los próximos años a media Andalucía y parte del extranjero, como Luar y otros programas de la farándula.

Aquí todos somos delincuentes, a excepción de los verdaderos.
Todo esto junto en la misma tostada ya es suficiente para iluminar las líneas del campo de la miseria. Además hay que añadir la victoria de Podemos en las encuestas, publicada por El Mundo, al tiempo que arrecia la campaña mediática contra la nueva formación política que recoge el descontento generalizado de amplias capas de la población, por una infinidad de cosas como las anteriores.
Porque aquí, la estrategia de la casta dirigente es convertir a todos los ciudadanos en delincuentes. De forma que si usted, o yo, hemos obtenido una beca, una subvención, una ayuda social cualquiera, directamente somos unos estafadores, y aunque hayamos pasado todos controles y cumplido todos los requisitos para obtener la prestación a la que teníamos derecho por ley, da igual, somos delincuentes porque habremos ocultado algún familiar pudiente, algún dinero oculto en el colchón, o simplemente, porque el que pide una ayuda es un delincuente por definición ya que se está aprovechando del pobre sistema al que se atreve a criticar.
Y así se para un tren media hora para que la Guardia Civil investigue si una viajera tenía o no derecho a un descuento de 20€, lo que le cuesta bastantes miles de euros al erario público, que nadie se va a molestar jamás en reclamar.

La anécdota desencadenante
Esa mañana soleada de lunes estaba en el Obradoiro a una hora no usual, pasadas las dos, porque debido a un estúpido incidente con el festival mágico de Albolote estuve liado hasta la una y media con el ordenador. De no existir ese incidente, la anécdota no se habría producido, y de no estar en estado de alerta habría acabado en catástrofe.
Hace ya tiempo que la estatua no es una estatua convencional inmóvil, entregada a sus pensamientos. Así que la vi acercarse. Era una señora joven, con algunos kilos de mas, de una altura superior a la media, obsesionada con el móvil, absolutamente abstraída en el aparato, enfilando directamente contra el pedestal. Tuve que darle un grito para que se parara a menos de un metro del impacto.
Si yo estuviera haciendo de estatua, el impacto de habría producido. Probablemente yo me habría desequilibrado y habría ido a parar al suelo, nada grave porque estoy entrenado, pero ella se habría esmorrado, haciéndose daño, sin duda, o peor aun, se le habría caído el móvil y se habría roto. Pero solo se asustó, me rodeó y se fue alejando obsesionada con el aparato.
Ese fue el momento que pensé que había que ir abandonando el basurero en que se ha convertido internet, si es que alguna vez fue otra cosa. Yo soy reciente en esto y no lo sé.
Habiéndome librado por los pelos de un incidente grave, decidí que era el momento de recoger, porque desde el remoto pasado comenzaron a llegar un tropel de recuerdos olvidados

Intermedio en la Taberna del Tío Raúl
La Taberna del Tío Raúl pudo ser el lugar de reunión del incipiente grupo Hervor, pero la Televisión, ese invento nefasto que si se pone en un local lo invade todo, lo impidió. Después de la clase de capoeira era la wi-fi mas próxima que cierra tarde y los lunes suele estar tranquila… excepto hoy, que estaba tomada por los cubateros del barrio discutiendo a voz en grito sobre las hazañas del Pequeño Nicolás. No los vi tan excitados ni con los partidos de futbol de máxima rivalidad. Algo asombroso

¿viste la entrevista?
No

Y ahí me equivoqué porque todos al unísono, cada uno chillando mas que el otro, se empeñaron en contármela, los cuatro periodistas curtidos que eran, como el muchachito los toreó, como era mejor que cualquier político, como cobraba 25.000 euros por ir a una fiesta en Puerta de Hierro, en fin las incidencias mas llamativas del caso, en fin, las cloacas del estado funcionando a pleno rendimiento.
Supongo que igual énfasis tendrías las discusiones del marujeo en las peluquerías, mercados o mercadillos sobre la Viuda de España encarcelada, las del beaterío militante con esas imágenes de la plana mayor del obispado granadino tirada por el suelo pidiendo perdón por los pecados de la iglesia o las de los aparatos, familiares y amigos de los bipartidos con la irrupción de podemos en primera línea de la intención de voto.
Era evidente que si seguí allí me acabaría sabiendo la entrevista de memoria pero con toda seguridad sería imposible concentrarme en terminar el post.

Vértices del campo temporal
Volviendo al bucle, tras superar milagrosamente un incidente muy peligroso, recogí y me dirigí hacia casa cruzando los jardines de Manuel Feixóo, como hago habitualmente. Era un día radiante de otoño y el parque estaba en todo su esplendor. Me detuve un instante a contemplar los colores del otoño imaginando como sería si el río Corvo, en lugar de ir canalizado contra el muro de los dominios franciscanos, tuviera unos metros para correr libremente como un poco mas arriba, en el Parque de la Música.
Esto merece hacer una foto
Las hojas amarillentas y rojizas, en los árboles y formando una alfombra sobre el césped, el sol amortiguado por jirones de nubes blancas. Al fondo la Iglesia de San Francisco, mas allá el convento de viejas piedras pardas y a lo lejos la torre de la Catedral envuelta en andamios.

¿Que hace esa espantosa edificación blanquecina cargándose la estética de unas edificaciones centenarias que se supone que son patrimonio nacional? ¿que es eso de que mis posesiones son dignas de todo tipo de subvenciones y yo hago con ellas lo que me viene en gana?: por ejemplo, construir un hotel de lujo que es lo que es exactamente el pegote.

Esta es la Gran Corrupción de la que no se habla porque lo que interesa es vilipendiar a alguien al que se le concedió una beca, que si se le concedió es porque tenía derecho a ella.

Me acordé de un colega de aventuras por las ferias de Galicia que tenía una relación peculiar con el prior de los franciscanos: era el encargado de llevarlo de juerga, putas y borrachera, para entendernos… a cambio de trabajar en las fiestas de cumpleaños que se organizaban.

El célebre electricista que se llevó el Códice Calixtino también denunció las orgías que se montaban tras los muros de la catedral, cosa que las autoridades eclesiásticas desmintieron, lo mismo que han hecho las instituciones implicadas en el escándalo Nicolás, lo que recuerda aquellos tiempos del franquismo en los que cuando el régimen desmentía que se fuera a devaluar la peseta era porque ya estaba tomada la decisión de devaluarla.


La Guerra de Gila
Me acordé cuando estaba haciendo la mili en Ceuta, en la oficina técnica del regimiento de ingenieros, año 74, postrimerías del régimen franquista en descomposición y del reinado de Hasan II, otro líder de la corrupción mundial del siglo XX.
Marruecos amenazaba periódicamente con tomar Ceuta y Melilla y desplegaba su ejército en la frontera. El Gobierno Español ordenaba hacer un plan para invadir Marruecos y tomar Tetuán.

El Coronel de mi regimiento bajaba a la oficina y daba la orden de que hiciéramos los planos de la invasión. Después marchaba a atender a las putas que le traían desde el Hadú, que la noche era larga y a primera hora había que entregar los planos en Comandancia.

Una farsa. Nosotros no íbamos a invadir nada. Las granadas con las que hacíamos la instrucción eran de pástico. Las auténticas tendría que venir de la península y tardarían días en llegar y semanas en aprender a manejarlas. Las baterías de cobertura instaladas en Tarifa no llegaban mas que hasta la mitad del estrecho.

Si el ejército que había enfrente no fuese otra caricatura de ejército, si tuvieran un servicio de inteligencia con un mínimo de eficiencia, sabrían que podrían tomar Ceuta en horas y coger al coronel de mi regimiento en pelotas.

La conexión insólita
Todas estas líneas temporales se juntaron en el pequeño parque hacia las dos y media en punto de la tarde.
La corrupción, la grande, de la que no se habla, viene de lejos, del coronel putero al rey golfo con reina cornuda que el franquismo puso, de la duquesa y familia a la Pantoja y amantes, de la madurita Corina al efebo de lujo Nicolás.
A veces, para superar la depresión de estar en un ejército de risa utilizado como forma de tortura para los disidentes, hablábamos entre nosotros, algunos de los que decidíamos no embrutecernos con el alcohol, de un tiempo futuro en el que todo sería de otra forma.
Recuerdo con mi compañero de desventuras Jose Antonio, asignado al regimiento de Regulares, segunda fuerza de choque después de la legión, largas conversaciones sobre la novela épica de  Mijaíl Shólojov, el Don apacible, sobre la revolución rusa y de como un pueblo decidido logró cambiar las cosas.
Tal vez su hijo, que entonces no existía en el horizonte de su pensamiento, Ïñigo Errejón, lo consiga
"Van a tener que fabricar toneladas de infamias y aun así no nos van poder parar", ha dicho hace poco. 
La mordida de la infamia no ha hecho mas que empezar.

Tu si que estás en las nubes, dijo la culebra al pájaro
ese mi lugar natural y desde allí lo veo todo

La Tertulia mar 25 nov 11:27

No hay comentarios:

Publicar un comentario