lunes, 4 de mayo de 2015

Emag para Raquel 3: Invocación daimónica

Cuando me llamó Raquel, faltaban tres noches para que los cuernos se reunieran en un todo y formaran el círculo. Mañana la luna brillará en toda su plenitud contemplando la tierra con su imagen completa, y la pequeña Raquel estará ya recuperándose de la intervención.

Fue hace miles de años, en la Realidad Metafórica cuando una noche análoga salió Medea del palacio  vestida de ropas desceñidas, con el pie descalzo, con sus cabellos sin adornos extendidos sobre los hombros, para cruzar la noche y realizar el conjuro que le permitirá recuperar su juventud

Guardan silencio los prados y las hojas inmóviles, guarda silencio el húmedo aire; solo resplandecen los astros, y, tendiendo hacia ellos sus brazos, se volvió tres veces, tres veces roció su cabellera con aguas cogidas del río, tres gritos salieron de su boca. Entonces, doblando la rodilla sobre la dura tierra, Medea, la Reina de las Hechiceras expresó su conjuro invocando a  las fuerzas mágicas de todos los mundos:

Oh Noche, la mayor cómplice de los secretos, y vosotros, astros dorados, que juntamente con la Luna sucedéis a los fuegos diurnos, y tu Hécate de tres cabezas que conoces mis intenciones, y vosotros, encantamientos y artes de los magos, y tu, Tierra, que abasteces a los magos de eficaces hierbas, y vosotros, brisas y vientos, montes, ríos y lagos, dioses todos de los bosques y dioses todos de la noche, asistidme!.

Lo mismo que Medea, nosotros haremos en esta noche una invocación a todos los seres y lugares mágicos, para que asistan a Raquel y la conduzcan hacia la salud tras un sueño reparador.

A los antiguos magos poderosos y en especial al guardián de la Espada Mágica


A los magos modernos y en especial al Maestro Gabriel Moreno


A los grandes guerreros que se enfrentaron con su valor


y su sabiduría a poderosos imperios



A los seres mágicos que están en el Libro Secreto
A los enanitos de las setas rojas


que guardan todos sus juguetes en un Baúl que está en el corazón del Árbol


A los personajes de los Cuentos Clásicos
Al Flautista que se llevó a todos los niños a jugar a un mundo, atravesando la Montaña, donde no hay pena ni dolor y no existe la traición.


Al Sastrecillo Valiente que venció al Gigante Malvado solo con su valor


Al Árbol del Río Manzanares


Al Castillo del Ogro Bueno


A todos los lugares mágicos de la Ciudad de los Dos Ríos:
A los bosques impenetrables de la Cuenca Alta del Sarela


A la energía oscura de la Zona Prohibida, que lleva comprimiéndose durante una década.


Al punto exacto del Monte Pedroso desde el que se alinean las Puertas del Otro Mundo del Pico Sacro con las Dos Torres de la Necrópolis y las de la Catedral, que los pobladores primitivos ya conocían, dejando marcadas las rocas.


Con vuestra ayuda, cuando he querido, los ríos han vuelto hacia sus fuentes, con mis encantamientos detengo los mares agitados y los agito cuando están en calma, expulso las nubes y hago venir las nubes, echo fuera los vientos y los llamo, rompo con mis palabras y sortilegios las fauces de la víboras y muevo la roca viva y los robles arrancados de su propia tierra y ordeno temblar a los montes, y bramar a la tierra y salir de las tumbas a los manes.


La invocación de Medea era para recuperar la juventud


Ahora son necesarios unos jugos gracias a los cuales una vejez renovada vuelva a la flor de la edad y recobre sus primeros años, ¡y me los daréis! pues no resplandecieron en vano los astros ni en vano está aquí mi carro arrastrado por el cuello de alados dragones.


Nuestros dragones solo pretenden que Raquel recupere su salud. La fuerza ya la tiene.

Solo hace falta que los especialistas hagan bien su trabajo.

Luna llena de mayo
Mensaje para Raquel 3

Referencia: El Conjuro de Medea, Metamórfosis Libro VII

1 comentario:

  1. Gracias Luis por ayudarnos siempre a cuidar de Raquel. A ver si con la colaboración de todos conseguimos que esta haya sido la última operación y no la penúltima. Un abrazo.

    ResponderEliminar