sábado, 12 de septiembre de 2015

Rmf Señales 5: El acontecimiento mítico

La historia de la humanidad está marcada por acontecimientos míticos que son el desencadenante de los hechos reales. Centrándonos en los últimos tiempos podemos señalar:
La llegada del hombre a la Luna, que marcó el desarrollo de la Guerra Fría
La caída del muro de Berlín, triunfo del imperio mundial del Dios Dinero
El derrumbamiento de las Torres Gemelas, inicio del hundimiento del imperio económico mundial e inicio de la Gran Guerra.
Y sin duda, 
El Niño de la Playa, que desvela la corrupción generalizada de Occidente y anuncia su fin.


Su carácter mítico está en el hecho de que su realidad resulta insoportable y, o bien se niega, como la llegada a la luna o el atentado de las Torres, o bien se reproduce hasta el infinito, como sucede con el Muro de Berlín que es el origen de un muro de espinos y vergüenza alrededor de Europa. 

La demostración de que el Niño Aylan ha entrado de lleno en la Eternidad está en el hecho de que la foto metafórica de su muerte comienza a ser negada en las redes, así como las causas de su muerte. Son los ejércitos del imperio los que arrasaron su ciudad natal y no el IS, que es quien la defendía. La puta realidad es que Aylan huía de nosotros, y eso es tan aterrador que hay que negarlo, y embrutecer lo suficiente a la población para que se lo crea.

Recordemos los hechos: 
Pueden mentir lo que quieran, pero eso no cambia la realidad. El IS no existía cuando las manifestaciones pacíficas pidiendo democracia fueron masacradas por Hafez el Asad, un crimen consentido por Occidente. Luego los ataques con armas químicas, que fueron ignorados. El IS nació como rebelión contra estas atrocidades.

En el País 1 feb 2015 aparecía el mapa de los bombardeos de la Coalición internacional sobre Siria e Irak entre agosto y diciembre de 2014, según datos facilitados por el ejército americano. Solo en esos meses Kobane sufrió 649 ataques aéreos. 


La ciudad quedó totalmente arrasada, como puede verse en las fotos.


Y sigue arrasada, como se ve en esta foto del padre de Aylan frente a su casa en Kobane, después de enterrar a su familia. Abdulá Kurdi ha rechazado el visado concedido por Canadá a título póstumo y ha decidido quedarse en su ciudad natal.

La familia Kurdi huía de la destrucción y la muerte provocada por nuestros ejércitos de mercenarios, pagados con nuestros impuestos, por las fábricas de armamento soporte de nuestra opulencia.

Eran el padre Abdulá, la madre Rihana de 27 años y los niños Aylan y Ghaleb de tres y cinco años.

Pagaron a las mafias que nosotros creamos y los estafaron, porque esa en la condición de las mafias y de quienes las protegen, otro negocio suculento de millones de euros al mes por cada traficante.

Y al final tuvieron que ir en una barca de goma que naufragó antes de llegar a las islas griegas.



Aylan Kurdi tiene la fuerza metafórica de ser todos los niños muertos en el Mediterráneo, muertos en las guerras criminales de Gaza, Irak, Siria, África, Sudamérica, de todos los inmigrantes que  murieron cuando intentaban huir de esas guerras, y con ellos sus hijos.

Aylan Kurdi no acabó desaparecido en el abismo de las aguas, devorado por los peces, no murió descuartizado por las bombas, enterrado bajo los escombros, abrasado por las armas químicas.

Apareció expulsado por el mar a la playa de un complejo de lujo, a unos metros de donde los turistas tomaban el sol. Y ahí radica la fuerza brutal de su denuncia.


Millones, cientos de millones, miles de millones verán esta foto y algunos dirán ¿donde está el fusil para acabar con los esos criminales?.

Y aunque la reacción de Occidente ha sido "exterminémoslos in situ y así se acabó el problema", como ya hemos denunciado (¿que otra cosa son el anuncio de ataques en Siria por parte de los dirigentes europeos?).

Eso solo va a prolongar unas horas mas la agonía, porque su extinción está escrita ya el el Libro del Destino. Cuando una sociedad rebasa cierto nivel crítico de corrupción, está muerta. Así han caído todos los imperios y este no va a ser menos.

Ojalá me equivoque, pero la Gran Guerra no ha hecho mas que empezar.

Santiago, vie 11 sep 2015
14 aniversario del hundimiento de las  torres Gemelas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario